Sitges capital cultural del Mediterraneo: una charla con los poetas del Festival de la Poesía de Sitges

User Rating: / 6
PoorBest 
Sitges - Cultura
There are no translations available.

Un domingo por la mañana del mes de Junio. El verano aún no ha empezado, pero nadie lo diría, el calor en las calles y en la playa de Sitges es muy intenso. Nosotros disfrutamos de un momento de frescura en el jardín del hotel medium sitges park, a la sombra del torreón. Tres poetas destacados han encontrado un hueco en el programa de actos del Festival de la Poesía de Sitges para hablar con nosotros, son Jordi Pámias, Vicenç Llorca y Rodolfo Häsler. Los tres tienen trayectorias poéticas muy diferentes, pero están de acuerdo en una cosa: la organización del Festival ha hecho un gran trabajo.

De izquierda a derecha: Häsler, Llorca y PàmiasVicenç Llorca: el Festival es digno de una ciudad, Sitges, que es a mi manera de ver una de las capitales culturales no sólo de Catalunya, sino de todo el Mediterráneo.  Entre todos los actos la iniciativa más original ha sido sin lugar a duda el montaje con sombras chinescas de nuestras biografías. Demuestra que no hacen falta muchos recursos, con unas luces, unos recortes, se puede hacer de todo.

Rodolfo Häsler: fue realmente muy emocionante. Además tuvimos el privilegio de asistir a la elaboración de ese montaje: el efecto final en la sala fue extraordinario. El concierto de Anna Roig i L'ombre de ton chien fue otro momento especialmente cálido. Fue un recital musical y poético con lectura de textos y canciones dedicadas a cada uno de los poetas, que ha sido una muestra más de la relación tan estrecha entre música y poesía. En la poesía el ritmo es fundamental  y siempre ha estado ligado con la música. Aunque durante mucho tiempo se haya leído poesía separada de la música ahora mismo la tendencia es opuesta, sobre todo entre los jóvenes: es posible que ahora mismo haya más oyentes de poesía que lectores.

Jordi Pámias: de hecho la poesía no tiene porque ser un acto íntimo, sino que es natural que unas personas se reúnan para disfrutar del aspecto oral de la poesía, no solo del escrito.

Hablemos de Sitges: para poetas como vosotros, comprometidos con la búsqueda y la contemplación de la belleza este rincón del Mediterráneo tiene que ser especialmente inspirador. ¿Qué imágenes os lleváis de Sitges?

Jordi Pámias: realmente muchas: el Palau Maricel, el paseo marítimo y sobre todo la excursión en velero organizada para nosotros que nos ha permitido tener una visión en conjunto de Sitges, una gran visión global desde el mar. Fue una experiencia totalmente nueva para mí, que soy de la Segarra. El mar no es un tema recurrente en mi producción, pero quizás pueda llegar a entrar en alguna poesía, después de estos días.

Vicenç Llorca: el viernes antes del concierto de Ana Roig estábamos en el claustro Maricel. Allí disfrutamos de una puesta de sol con tonos lilas y con el contrapunto del vuelo de las golondrinas. Fue un espectáculo ver las golondrinas disfrutando de la puesta del sol, por encima del horizonte del mar. Era una composición muy potente que a lo mejor da para una poesía o para una imagen elaborada dentro de una poesía.

Hablando de Sitges desde un punto de vista cultural, para Usted, señor Häsler, nacido en Cuba, de familia alemana, emigrado muy joven a Barcelona, esta villa tiene que tener una capacidad de evocación especial. Es suficiente dar un paseo por el pueblo para encontrar los mismos elementos de sus vivencias: la arquitectura colonial, la cultura catalana, gentes de todo el mundo.


Rodolfo Häsler: Acabo de volver de La Habana y aunque allá quizá todo sea dos o tres veces más grande, doy fe de que la arquitectura es la misma. El mismo torreón que tenemos aquí delante lo demuestra. Sin lugar a dudas la relación afectiva entre Sitges y Cuba es estrechísima, sobre todo en Santiago de Cuba, donde emigró la mayoría de sitgetanos. Fue justamente partir del retorno de los indianos cuando se estableció una nueva cultura dentro de la propia Sitges, allí se forjó su identidad basada en la tolerancia que ha llegado hasta el día de hoy. Esa misma historia entronca con la propia esencia del Caribe, que es una mezcla de influencias, no solo españolas, sino inglesas, norteamericanas, francesas, holandesas, africanas, una Babel, una Babel en la que la convivencia es totalmente pacífica.

Nos gustaría que nos comentarais unos versos que definen lo que tiene que ser, y como tiene que entenderse la poesía: la poesía / és saviesa compartida, / contra l’oblit. ¿Empieza Usted, señor Pàmias, ya que los versos son suyos?

Jordi Pàmias: Hay que tener en cuenta el alma humana en toda su complejidad, los sentimientos, las ideas. Todo esto es lo que refleja el poeta en su obra. No se limita a hablar de lo bonito que es el mundo o de sus sentimientos personales sobre él, sino que se esfuerza en dar una visión más amplia de lo que es el alma humana. Por este motivo hablo de sabiduría compartida, ya que todos compartimos la sabiduría del vivir, las cosas que aprendemos a lo largo de la vida y que el poeta tiene que reflejar en su obra, además de tener que reflejar las inquietudes del tiempo en el que vive, inquietudes políticas, sociales.

Vicenç Llorca: A mi manera de ver la poesía es la gran olvidada de nuestra sociedad literaria, ya que realmente no puede decirse que hoy en día se la considere como un género vertebrador, sino todo lo contrario. En realidad yo opino que sí es un género vertebrador del sistema literario: en otra ocasión he comentado que somos la Formula Uno de la literatura. El constante esfuerzo experimental y la búsqueda de la perfección en la puesta a punto de los coches de carrera se parece mucho al trabajo diario del poeta con la palabra. Un poeta no suele trabajar con personajes ni con historias. La poesía contemporánea es un viaje hacia las raíces mismas de la belleza de las palabras. De hecho pienso que haberse enfrontado a la poesía debería ser un paso necesario en la trayectoria formativa de quién quiera dedicarse a la literatura.

Rodolfo Häsler: Yo opino que el actual desprestigio de la poesía que se refleja en unas ventas cada vez más bajas, tiene que ver con un progresivo empobrecimiento del lenguaje. Viajo muy a menudo en América Latina y siempre me sorprende cuando en medio de un congreso nos llevan a escuelas donde estudiantes de quince-dieciséis años consiguen expresarse, comunicar, formular sus frases con un dominio del lenguaje que en las escuelas de aquí se ha perdido. Curiosamente en América Latina el público que participa a festivales de poesía es mucho mayor. Quizás allá persiste una conexión con la belleza y con el lenguaje que produce el escuchar y el leer que se ha perdido aquí en Europa.

¿Cuál es su relación con el viaje, señor Häsler?

Rodolfo Häsler: Viajar para mí no ha sido una elección, es el resultado de unas circunstancias personal. Mis padres son de dos culturas y lenguas diferentes. Para mí el viaje fue una manera de buscar mi espacio en el mundo, una búsqueda por otro lado casi imposible. Nosotros nunca hemos hecho un viaje convencional, mi padre, que era pintor, nos llevaba sólo a visitar museos, lo cual, para niños de diez, doce años, no dejaba de ser un rollo [risas].

¿Las habitaciones de hotel tienen un encanto inspirador para Usted?

Rodolfo Häsler: Conozco poetas que escriben en los hoteles, pero no es mi caso. Yo no puedo. Generalmente en los viajes no suelo escribir.

Vicenç Llorca: Este tema me interesa mucho. La relación entre hoteles y literatura es curiosamente el objeto del último libro que he publicado. Es una novela titulada Tot el soroll del món cuyo epicentro es un hotel resort de la República Dominicana. Los hoteles internacionales son puntos de encuentro entre gente muy diferente, donde se pueden realizar confesiones y donde las barreras entre personas caen con más facilidad, donde se hacen cosas que en condiciones normales no se harían y todo esto permite que los personajes evolucionen y se transformen. El hotel es clave en este proceso.

Pregunta final: ¿Habéis estado bien en nuestro hotel? ¿Habéis disfrutado de la estancia?

Y aquí nuestros invitados han vuelto a estar todos de acuerdo. Lo han pasado muy bien en nuestro hotel y nosotros estamos orgullosos de ello. Vicenç Llorca nos ha comentado que desconocía la existencia de un hotel reformado en el centro de Sitges. Rodolfo Häsler nos ha contado sus ganas de descansar y disfrutar del jardín del hotel que cada vez que pasaba por allí, en medio del ajetreo de los compromisos del Festival. Y finalmente, Jordi Pàmias, como no podía ser de otra manera, nos ha hecho ver la elección de los colores blanco y azul en la decoración del hotel como un tributo al patio azul de la obra homónima del fundador del taller museo Cau Ferrat, Santiago Rusiñol. La verdad que no lo habíamos pensado… Muchas gracias a los tres y muchas gracias a la organización del Festival por su trabajo en la promoción de la cultura en Sitges.

Share/Save/Bookmark
 

Add your comment

Your name:
Comment:
Comments (1)
1Tuesday, 19 June 2012 22:22
isabel
There are no translations available.

Felicitats als poetes. Molt bona, l'entrevista. Bravo per l'hotel.